More on Dobbs

A few weeks ago Chilean weekly Qué Pasa published a “post” I wrote on the resignation of Lou Dobbs to CNN.

This is an alternative version —more literary, less “objective”— I had submitted:

Adiós, Lou Dobbs

Lou Dobbs, el único presentador original que quedaba tras los 29 años de existencia de CNN, el único que tenía espacio para dar su opinión en la cadena, ha caído y el mundo latino de Estados Unidos no para de celebrar.

Lou, el hombre que hablaba de que la clase media (la blanca y anglosajona, se entiende) estaba “bajo ataque”, que frente a una bandera siempre flameante del Tío Sam repetía en todas las formas posibles que la culpa de todo la tenían los inmigrantes ilegales, justo un segundo antes de que yo tomara mi control remoto y lo emigrara a él de la paz de mi hogar.

Lou, el hombre gordinflón, de sonrisa de vendedor de autos usados y pelo rubio-blanco siempre engominado. Lou, el hombre que se autodenominaba sin empacho “Mr. Independent” y acto seguido decía —detrás de unos lunáticos autodenominados “birthers”— que todavía le quedaban dudas sobre si el presidente Barack Obama había nacido en Estados Unidos.

Lou, el hombre que decía entregar la verdad, nada más que la verdad y toda la verdad, aun si ella contenía datos completamente errados sobre la proporción de extranjeros en las cárceles o un supuesto aumento en los casos de lepra que atribuía a esos inmigrantes que en sus pesadillas de cowboy seguían cruzando esa “frontera rota” en las caderas de Estados Unidos.

Lou, el hombre lleno de contradicciones que, a pesar de todo, vive felizmente casado con una mujer de apellido y sangre mexicanos. Lou, el joven de clase media que fue aceptado en Harvard y luego comenzó su carrera de periodista muy desde abajo para recibir un Emmy a su trayectoria en 2005. Lou, el hombre que un día decidió cambiar las noticias financieras por decir lo que pensaba sin importar las consecuencias.

Lou, tantas veces Lou, inevitablemente Lou, como una sombra en el televisor a eso de las siete de la tarde. Lou, que el miércoles 11 de noviembre dijo adiós por la pantalla, “los vientos del país han cambiado en estos últimos seis meses” y me voy con mis verdades a otra parte.

Lou, majaderamente Lou, cuya salida de la plantilla de CNN supone un cambio de timón importante para la autodenominada “líder mundial en noticias” y, con ello, el mapa de la combativa televisión por cable estadounidense. Lou, que podría ahora dedicarse a la política o bien unirse —lo que muchos temen— a Fox News, donde tipos como él no necesitan preocuparse demasiado por esos hechos que los “medios liberales” se empecinan en llamar realidad.

Lou, en fin, que con sus dichos y hechos motivó la mayor campaña de activismo latina de la historia de Estados Unidos, con editoriales de periódicos, videos virales y mensajes de texto que le exigían a CNN apagarle de una buena vez el ventilador que hacía flamear su bandera. Lou, a quien como los malos de las películas de terror veremos reaparecer cuando menos lo esperemos, con soluciones de oropel para todo en vez de un gigantesco cuchillo, momento en que podremos darle las gracias por habernos hecho tanto daño, forzándonos a elaborar una definición del bien.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s